lunes, 16 de abril de 2018

Fármacos y algoritmo de actuación en la anafilaxia

FÁRMACOS EN LA ANAFILAXIA. Elaboración propia.
Fuente: Galaxia 2016. Descarga aquí.

A continuación copio textualmente los aspectos más relevantes del capítulo 6 de la Guía de actuación en Anafilaxia: GALAXIA 2016, en la que se describen los fármacos utilizados en la anafilaxia del adulto y su forma de administración. Además adjunto también el algoritmo de actuación. Esta guía se trata de un documento consensuado español sobre la actuación en anafilaxia disponible para su descarga en :

http://www.seaic.org/profesionales/galaxia.


ALGORITMO DE ACTUACIÓN EN ANAFILAXIA. Obtenido de: Cardona Dahl V, Cabañes Higuero N, Chivato Pérez T, Guardia Martínez P, Fernández Rivas MM, Freijó Martín C, et al. GALAXIA: Guía de actuación en anafilaxia. Madrid: SEAIC; 2016.

Resucitación inicial:

  • Adrenalina: dosis de 0,01 mg/kg, máx 0,5 mg = 0,3-0,5 mg (solución 1/1000) IM, puede repetirse cada 5-15 min. La adrenalina es el fármaco más eficaz para el tratamiento de la anafilaxia. Puede prevenir o revertir el broncoespasmo y el colapso cardiovascular. Debe administrarse de forma precoz, ya que mejora la supervivencia. La forma IM es la elegida ya que se obtienen unas concentraciones plasmáticas más rápidas y altas que por vía subcutánea (SC), y presenta un mayor margen de seguridad que la administración intravenosa (IV). El mejor sitio de administración es en la cara anterolateral del muslo. Si es necesaria la perfusión IV se hace de la siguiente manera: diluir 1 mg de adrenalina en 100 ml SSF = 0,01 mg/ml (1/100.000). Dosis de inicio: 0,5-1 ml/kg/h (30-100 ml/h). Dosis máxima recomendada de 6 ml/kg/h. De manera IV solo debe ser aplicada por personal médico experimentado, en el medio hospitalario y con estrecha monitorización cardiaca. La aparición de taquicardia, temblor o palidez con presión arterial normal o aumentada es signo de toxicidad; en estos casos, reducir o suspender la infusión. La suspensión de la infusión se hará de forma progresiva y vigilando recurrencias. Puede usarse inhalada sin sustituir la dosis IM en caso de estridor por edema laríngeo. 
  • Glucagón: 1-2 mg IV/IM en bolo en 5 min (hasta un máximo de 5 mg). Los pacientes que reciben betabloqueantes pueden ser resistentes al tratamiento con adrenalina y desarrollar hipotensión refractaria y bradicardia prolongada. En estos casos, el glucagón está indicado debido a que su acción inotrópica y cronotrópica no está mediada por los receptores beta adrenérgicos. También puede plantearse su uso en pacientes cardiópatas en quienes la utilización de adrenalina  pueda conllevar riesgo. Los efectos secundarios más frecuentes son las náuseas y los vómitos, por lo que será importante la protección de la vía aérea.
  • Oxígeno: de forma precoz, para mantener una SpO2 > 95%. Se utilizará mascarilla Venturi o reservorio (FiO2 50-100%, 10-15 l/min) para evitar el colapso de la vía aérea.
  • Broncodilatadores beta-adrenérgicos: deben utilizarse siempre que el paciente presente broncoespasmo durante una anafilaxia. Inicialmente se usará salbutamol 2.5 a 5 mg en nebulización diluidos en 3 ml de SSF. Puede repetirse a los 30-60 minutos. 
  • Sueroterapia: infusión rápida 1-2 l/h si existe hipotensión o respuesta incompleta a la adrenalina. Todos los pacientes con reacción anafiláctica requieren la administración de fluidos de forma precoz debido al incremento de la permeabilidad vascular y la gran extravasación de plasma al espacio intersticial. Las directrices internacionales promueven el uso de suero salino fisiológico 0,9% para la hipotensión refractaria a pesar de haber administrado adrenalina. En los adultos normotensos se administrará solución salina fisiológica a razón de 125 ml/h.
  • Atropina: 0.5-1 mg en bolo, hasta 3 mg. Indicada en caso de bradicardia prolongada
  • Dopamina: En pacientes con hipotensión refractaria a pesar de la administración de adrenalina IM y la reposición de volumen. 200 mg en 100 ml de SG al 5%:
    • Efecto δ: <3 ml/h.
    • Efecto β1: 3-5 ml/h.  
    • Efecto α1: >5 ml/h.
  • Noradrenalina: 10 mg en 100 ml de SG 5%. Comenzar con 5 ml/h y subir de 5 en 5 según respuesta.

Tras resucitación inicial:

  • Antihistamínicos H1: dexclorfeniramina (Polaramine®) 5 mg IM o IV lenta cada 6-8 horas, hasta una dosis máxima diaria de 18 mg. Único antihistamínico disponible por vía parenteral en nuestro país. 
  • Corticoesteroides: pueden ser útiles para prevenir o acortar reacciones prolongadas. Elegir entre:
    • Metilpredinosolona: 1–2 mg/kg IV/IM.
    • Hidrocortisona: comienzo de acción más rápido que otros corticoides. No hay evidencia sobre la dosis óptima de hidrocortisona para tratamiento de anafilaxia pero lo más habitual son 200 mg. La inyección de hidrocortisona debe realizarse lentamente, tanto por vía intravenosa como intramuscular, para evitar una posible hipotensión posterior inducida. Tener en cuenta que una dosis de 20 mg de hidrocortisona equivale a 4 mg de metilprednisolona.
  • Ranitidina: 50 mg cada 6-8 h.

Fuente: 

Cardona Dahl V, Cabañes Higuero N, Chivato Pérez T, Guardia Martínez P, Fernández Rivas MM, Freijó Martín C, et al. GALAXIA: Guía de actuación en anafilaxia. Madrid: SEAIC; 2016. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario